Connect with us

Columnas

Háganse cargo, destruyeron a Independiente.

Si uno tuviera que hacer un balance completo y juzgar uno por uno a los responsables del descenso de Independiente, creo que llevaría varios días y, porque no, varias notas para poder materializarlo. Al menos, en ésta, me voy a quedar con las dos caras visibles de la mayor catástrofe que sufrió el Rojo de Avellaneda en sus 108 años de historia.

Sí, como debés suponer, empiezo hablando de Julio Comparada. Muchas son las notas y el espacio que le dedicamos desde esta web al presidente más nefasto de la historia del club. El «empresario exitoso» comenzó a darle forma a la debacle allá por el año 2005. Sería una total hipocresía de mi parte, no recordar el funesto paso de Andrés Ducatenzeiler por Avellaneda. Tampoco voy a enumerar los fracasos deportivos y el barrido futbolístico y económico que generó Comparada en club. 

Me remito a estos últimos tres años de gestión. Allí donde la era del «gel» llega a su fin, donde vendió el «semestre de la historia» junto a personajes funestos como Mohamed y Menotti, anteriormente. Allí comienza la caída libre de un Independiente que hace apenas 2 años estaba discutiendo si «valía contar la Suruga Bank» como una copa legítima y si debía ser festejada o no. Caída libre que, consciente o inconscientemente fue avalada por nosotros, los hinchas. En esta última oración quiero no generalizar y dar cuenta que muchos intentaban torcer la historia ya desde aquel entonces.

Con tres fracasos deportivos al hilo, como fueron la derrota en Japón, la caída en Brasil y la eliminación de la Libertadores, así se fue Julio Comparada del club. Dejando un mounstroso pasivo, una cancha de cartón y un equipo plagado de jugadores mediocres y sin sangre. No, no me voy a olvidar de Ramón Díaz, el técnico «yo no fui» que también es responsable de este descenso.

Allí se dió un quiebre histórico, la llegada de Javier Cantero y su nuevo modelo para «revolucionar» al fútbol y que «nadie toque a Independiente». Claro está que las decisiones fueron erradas una atrás de la otra. Independiente aún tenía enormes chances de salvarse del descenso. Tres campeonatos eran los que se debían disputar y la posibilidad de jugar la B Nacional sonaba «chistosa».

Como su paso por Independiente es más breve, voy a recalcar ciertos aspectos que alguna vez llamé «combo descensivo» . Mas allá de sus buenas intenciones, de su valentía y de su honestidad, Javier Cantero erró en el 90% de sus decisiones en Independiente. Su pelea contra la barra, pedida por muchísimos hinchas, no fue más que un «grano en el culo» (y perdón por el exabrupto) para toda la dirigencia del fútbol argentino, para el gobierno y para la AFA.

El presidente del Rojo, decidió ir a fondo con esta cuestión, pagándole un sueldo a una jefa de seguridad que terminó renunciando por diferencias con el máximo directivo del CAI. Hoy, la barra sigue estando en las tribunas, sigue caminando los pasillos del Libertadores de América y parece que tanto tiempo perdido fue en vano.

En cuanto a lo, estrictamente, deportivo cuenta con la peor contratación a nivel DT (sólo comparable con la de «Chiche» Sosa y Daniel Garnero) en años. Christian Díaz fue un bidón de nafta a un fuego que crecía cada vez más. Después del fatídico 4 – 5 en la «Bombonera», el presidente de Independiente y la comisión directiva decidieron realizarle un contrato a un técnico ignoto con cero experiencia para la situación.

Los resultados estuvieron a la vista, el DT insultado, el equipo apático y decenas de puntos perdidos en un campeonato tirado a la basura. Llegó Gallego, a quien la gente también pedía. Ya habían llegado refuerzos como Leguizamón, Zapata, Santana, Morel, Tula, Russo, Rosales y Vargas. Sabe bien, el hincha de este club, que sólo tres de esos jugadores rindieron, más allá de que muchos los pidieron.

Casi desangrado encararía Independiente esta última etapa. Gallego, que jamás fue de mi agrado, pedía por dos refuerzos de jerarquía. Las «balas de plata» les llamaba Javier Cantero y un tal Fellín, que tomó las decisiones futbolísticas del club en el momento más importante de la historia. Llegaron Daniel Montenegro y Juan Fernando Caicedo. Sin la presencia de grupos inversores, esta dirigencia prometió salvar del descenso al club mientras el DT de turno, el «tolo» prometía campeonar.

Ayer, por primera vez en su rica e inmensa historia, Independiente descendió al Nacional B. Al momento de escribir esta nota aún no hay renuncias, aún no se ve a los responsables. Sólo pido, que se hagan cargo.

El hincha de Independiente les pide que honren a la institución, que terminen con las palabras y con las promesas y que vayan a los hechos. Queremos ver las caras de los responsables que destruyeron a Independiente a lo largo de estos años. Cada uno sabrá, quien tiene mayor o menor responsabilidad y a quién apuntar. Desde esta columna pido que los que pasaron, vean a Independiente resurgir tras las rejas. En cuanto a los que están, si de verdad quieren a Independiente y no se ven capacitados, que den un paso al costado. Sólo el hincha sabe la cantidad de sueños que le arrebataron y todo el dolor que le dejaron sembrado por años.

 

Written By

Enfermo por Independiente. Estudiante de Periodismo y Comunicación Social en UNLP.

1 Comment

1 Comment

  1. Christian Candal

    16 junio, 2013 at 16:15

    Hicieron mierda el club y a todos los hinchas, pero todos los refuerzos qe llegaron fueron con cristian diaz

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

Muchos nombres para un puesto

Actualidad Futbolística

Dos que suben

Actualidad Futbolística

Dos bajas para Mendoza

Actualidad Futbolística

Silvio Romero suspendido

Actualidad Futbolística

Connect