Connect with us

Actualidad Futbolística

Complicado y aturdido

Independiente perdió ante Vélez por 2-0 en un encuentro donde nunca pudo hacer pie. Del otro lado, un equipo que supo como aprovechar ese desconcierto para quedarse con el triunfo. Cortó una racha de cuatro partidos sin perder.

En una mañana bien soleada, Beccacece tuvo que cambiar por obligación. Es que Nicolás Figal no pudo estar por quinta amarilla y Silvio Romero por precaución. Por eso, Independiente salió a jugar con un 4-1-3-2 pero con la particularidad de tener a Sebastián Palacios y Sánchez Miño como los futbolistas en ofensiva, una posición bastante inusual para el ex Boca y Estudiantes ya que su posición natural es en el lateral izquierdo.

Pero el Rojo nunca pudo sostener una idea de juego en el primer tiempo. Si bien intentó utilizar las bandas como parámetro de ataque -Bustos fue interesante en la proyección y en la asociación con Domingo Blanco- no pudo sobreponerse a la tenencia de Vélez y la constante movilidad de sus futbolistas que pregonaron un juego de posesión rápido y con varios futbolistas en los sectores donde se producían las jugadas.

La más clara la tuvo en los pies de Sebastián Palacios que remató desde la medialuna del área y pasó muy cerca del palo derecho de Sebastián Hoyos. Sin embargo, el que se fue con la ventaja al descanso fue Vélez. Una pérdida en ataque generó un contragolpe rápido del local que supo aprovechar los espacios para lograr un remate desde el borde del área grande. Con un poco de fortuna, Maximiliano Romero empujó la pelota al fondo de la red.

Ya en el complemento, la ecuación parecía empezar a acomodarse ya que Independiente pasó a tener un poco más la pelota y más aún con el ingreso del colombiano Andrés Roa por Cecilio Domínguez. Sánchez Miño se retrasó al medio campo y Pablo Pérez empezó a tener más presencia en el área rival, al punto de tener el empate en un mano a mano con Hoyos pero en el que tardó en definir.

Sin embargo, Vélez, cuando parecía haber bajado su ritmo luego de un primer tiempo muy intenso, también realizó cambios y con el ingreso de Thiago Almada volvió a tener esa gravitación ofensiva y trás una muy buena jugada individual donde lo superó a Fabricio Bustos, remató muy esquinado al segundo palo de Campaña y puso el 2-0 para el delirio del José Amalfitani y la desazón del equipo de Sebastián Beccacece.

La realidad es que el equipo de Gabriel Heinze tuvo el control constante de todo el partido, por idea, estrategia y ritmo de juego. Un buen ejemplo para que se refleje Independiente de los tiempos que corren en el fútbol argentino. Para pelear una competencia y ser un equipo de los que merodeen en los primeros puestos, falta mucho trabajo pero, por sobre todas las cosas, establecer una idea que se sostenga a través de los partidos y darle continuidad. De otra manera, será muy difícil.

Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

El equipo de los ex: Velez vs Independiente

Actualidad Futbolística

Puntajes vs Vélez

Actualidad Futbolística

Copa Argentina: día y horario confirmados

Actualidad Futbolística

«Lo único negativo fue el resultado»

Actualidad Futbolística

Connect