Connect with us

Actualidad Futbolística

Una victoria y nada más

Independiente venció 1-0 a Atlético Tucumán con un gol de Sebastián Palacios luego de una increíble jugada de Nicolás Figal. Sin embargo, el Rojo casi no tuvo juego a lo largo de los 90 minutos y dejó una floja imagen en el José Fierro.

El equipo de Sebastián Beccacece llegaba a tierras tucumanas luego de una turbulenta semana que dejó como saldo negativo la exclusión de la lista concentrados de Pablo Pérez -el mejor jugador de la temporada- y Nicolás Domingo por lo que el DT tuvo que rearmar el equipo titular de cara la nueva fecha.

El Rey de Copas salió a la cancha con un 5-2-3 para, en principio, explotar las bandas con Sánchez Miño y Fabricio Bustos, tal vez la característica que más se acentuó desde lo táctico en lo poco positivo que tuvo la era Beccacece, hasta el momento. Domingo Blanco con más libertad para gravitar entre la línea ofensiva y siendo el complemento al mediocampo ocupado por Carlos Benavídez y Lucas Romero.

Pero el partido tuvo poco de juego y mucho de roce. Independiente apostó al juego directo con pases largos desde los pies de sus centrales hacia las espaldas de los defensores «decanos» para intentar optimizar la velocidad de Sebastián Palacios o algún pivoteo de Silvio Romero y apostar a la segunda jugada, sin éxito en ninguna de las dos variantes.

Un encuentro apático y plagado de imprecisiones donde las situaciones más claras llegaron de errores de los propios futbolistas y no por virtudes de los equipos. La única jugada clara de gol llegó cerca del final del primer tiempo con Fabricio Bustos que, luego de una buena sucesión de pases, remató muy desviado del arco protegido por Alejandro Sánchez.

En el segundo tiempo, cuando parecía que nadie iba a romper el esquema con una genialidad, Nicolás Figal tomó la lanza, corrió 60 metros, apiló a medio equipo rival y combinó con Silvio Romero para dejar solo a Sebastián Palacios y abrir el marcador cuando nada parecía quebrar el empate parcial. Una jugada para el recuerdo y que supo ser un oasis en el desierto por el desarrollo del encuentro hasta el momento.

Pero Independiente pareció conformarse con eso y, faltando media hora para el final, Beccacece decidió poner a Alexander Barboza por Silvio Romero, sumar un defensor más al equipo y aguantar el avance del local porque las variantes son mensajes y la entrada del ex Defensa y Justicia fue una invitación al «decano» para avanzar metros y buscar el empate.

Centros, pelotazos, rebotes e imprecisiones hicieron que Martín Campaña agigante su figura para aguantar el triunfo en una cancha muy difícil en el último tiempo para el club. Independiente no jugó bien, le faltó sociedades y ataques combinativos para imponerse en el desarrollo. El Rojo deberá trabajar y mucho para comenzar a revertir este presente porque, con estas intenciones, es poco probable que las victorias se sobrepongan a las derrotas. Por el momento, una victoria y nada más.

Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

Dos jugadores de Independiente al preolímpico

Actualidad Futbolística

Futuro incierto para Julián Vitale

Actualidad Futbolística

Ortega 2022

Actualidad Futbolística

Independiente arrancó la pretemporada

Actualidad Futbolística

Connect