Connect with us

Actualidad Futbolística

Tocó fondo

Clasico de Avellaneda Independiente vs Racing Foto Juano Tesone

Ni su mejor partido en lo que va del año le alcanzó a Independiente para llevarse el triunfo en el clásico y la estadística negativa se incrementa.

El de anoche no era un partido más: Independiente recibía en su casa a Racing, con el objetivo de mejorar desde lo colectivo como premisa y hacerse valer de la estadística frente a su clásico rival.

Dejando de lado la tabla, la bronca y los últimos partidos, Independiente jugó su mejor partido en lo que va del año. Generó situaciones de gol, tuvo buen juego asociado por momentos, y hasta en gran parte del partido dominó al equipo puntero del campeonato.

A pesar de esto, no alcanzó. Independiente pecó de errores propios como un gol en contra, una falla insólita en un cierre defensivo y desperdiciar goles prácticamente hechos. Si quisiera hacerse una comparación, fue un partido bastante similar al último clásico con Boca en el Libertadores de América, donde también dominó al rival, lo acorraló, pero también se quedó con las manos vacías.

El partido de ayer fue tocar fondo; pero no por el partido en sí mismo, ya que se pueden rescatar varias cosas, si no por lo que significa para Independiente perder este tipo de partidos de local (sólo perdió 4 veces en 33 años) y porque hoy mismo puede quedar afuera hasta de la clasificación a la Copa Sudamericana.

Independiente sufre la falta de una referencia en el área rival. Benítez no se halla en la posición, cuando ingresa Silvio Romero brilla por su ausencia y lo de Cecilio Domínguez cuando ocupó ese espacio fue más voluntarioso que criterioso. Insólitamente, uno puede ver la tabla de goleadores actual y el segundo de la misma (5 partidos después de irse) sigue siendo Emmanuel Gigliotti.

El Puma podía irse, de hecho, se encargó varias veces de aclarar que fue una decisión personal y deportiva de partir del Rey de Copas. Pero lo que es imperdonable es que no se haya traído a nadie en su reemplazo, además de lo descripto de quienes ocuparon la posición ayer, el pibe Molina ni siquiera fue al banco de los suplentes ayer, a pesar de haber sido titular el último partido en San Juan. Por el sistema táctico y el tipo de jugadores que Holan elige en su 11, es casi contradictorio no tener una referencia en el área: cuando los extremos desbordan o buscan asociarse, no tienen con quién hacerlo y lo mismo sucede con dos volantes centrales cuando tienen la cancha de frente para decidir y buscar espacios.

Otra fiel demostración de lo que hoy es Independiente como equipo, fue el ingreso de Jonathan Menéndez, quien en solamente dos semanas pasó de no ser tenido en cuenta para irse a Estados Unidos a ser uno de los primeros cambios del equipo titular.

Consumada la derrota de ayer, la estadística se vuelve cada día más negra del 2018 hasta el último partido: 19 victorias, 19 empates y 12 derrotas. Es una pésima campaña desde lo deportivo si se tienen en cuenta las inversiones que se realizaron en algunos jugadores, y ni hablar, desde el análisis del juego en lo colectivo; salvo contadas excepciones, Independiente juega decididamente mal.

De cara a lo que viene, Independiente tendrá la difícil tarea (que ni siquiera dependerá de si mismo) en los 5 partidos que le quedan, de clasificarse a la próxima Copa Libertadores, encontrar un sistema de juego que lo pueda respaldar con resultados y dejar de perder puntos por errores propios insólitos.

Written By

Siempre Independiente. #TodoRojo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

¿Acuerdo por Roa?

Actualidad Futbolística

Se acerca el tercero

Actualidad Futbolística

Barboza bajo la lupa

Actualidad Futbolística

Siguen los amistosos

Actualidad Futbolística

Connect