Connect with us

El rojo igualó sin goles ante San Lorenzo pero dejó una pobrísima imagen en el Bajo Flores. Con un futbolista menos, defendió todo el segundo tiempo en su campo y el local no lo ganó porque Campaña se hizo gigante en su arco. Mucho para trabajar en la semana.

Independiente llegaba al Nuevo Gasómtero con la necesidad de volver a sumar de a tres para acercarse a los puestos que aseguran un lugar en la Copa Libertadores 2020. Se presagiaba una lucha de estilos ya que son dos equipos con técnicos que pregonan el buen juego y la pelota por el piso antes que nada. Sin embargo, los iguales se cancelan y eso se vio en el campo de juego.

En el primer tiempo pasó poco y nada. Dos conjuntos que chocaron más de lo que pudieron jugar. Al rojo se lo notó lento, sin sorpresa ni cambio de ritmo con un mediocampo que tiene un tiempo más para armar las jugadas ofensivas y, cuando Benítez, Cerutti o Romero tenían la chance de profundizar, las malas decisiones diluían ese intento de acercarse al arco de Torrico. Hubo destellos de esas jugadas con velocidad que suele hacer Fabricio Bustos con los extremos y volantes, un poco porque el lateral corría con la preocupación de una contra rival y que la defensa quede a la deriva. Tan claro fue que la única situación con peligro real se generó por esa preocupación.

La defensa de Ariel Holan quedó descompensada y Brítez le cometió penal a Fértoli en una contra que el cuervo, con tres pases, llegó al área de Martín Campaña. En un partido tan cerrado, Nicolás Blandi tuvo la chance inmejorable de abrir el marcador pero Campaña sacó chapa del arquero que es y le contuvo el remate al goleador. Al descanso sin goles y con muchas cuestiones por resolver.

Pero los problemas no se hicieron esperar en el complemento y, al minuto de juego, Emmanuel Brítez se fue expulsado por cortar un contragolpe con la mano y le desarmó el plan a Ariel Holan para intentar quedarse con el partido. Alan Franco ingresó para rearmar la defensa y el “profesor” tuvo que sacrificar a Silvio Romero. El local aprovechó el hombre demás y se hizo protagonista del trámite sumando gente en el campo rival y adueñándose de la pelota.

Con la expulsión, Independiente paró un 4-4-1 con Benítez como única referencia de ataque y Hernández cumpliendo el papel de volante externo con Ezequiel Cerutti. Trás no tener la pelota, en los contraataques le quedaba mucho terreno al rojo para llegar a Torrico ya que, cuando el misionero lograba ganar metros, no tenia compañeros para asociarse.

El rojo padeció el partido más de lo que jugó la media hora final. San Lorenzo se hizo dueño de la pelota y tuvo varias chances de abrir el marcador pero siempre se encontró con Campaña que atajó todo. Independiente no dio indicios de intentar equilibrar las cosas y el equipo retrocedió mucho, al punto de jugar casi todo el segundo tiempo en campo propio. La única ocasión de gol fue un tiro libre que Martín Benítez lo estrelló en la barrera.

Holan deberá revisar muchas cosas de cara al próximo fin de semana. Si no fuese por el capitán, podríamos estar hablando de una gran diferencia en el marcador también porque, futbolísticamente, San Lorenzo manejó el partido a gusto y placer ante un rival que se dedicó a aguantar el resultado después de la expulsión con futbolistas extenuados físicamente. Este no es el camino. Hay que volver.

Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

Copa de la Superliga 2019

Actualidad Futbolística

Scaloni convocó a Domingo Blanco

Actualidad Futbolística

El historial de Atlas en Copa Argentina

Conociendo al Rival

Assmann: “Independiente es un equipo que se respeta porque juega bien”

Entrevistas

Connect