Connect with us

Importante

INDEPENDIENTE 7 RACING O: GOLEADA Y RECORD

  Entramos en la primer semana del penúltimo mes del calendario y, con la misión de encontrar una historia destacada del Rey de Copas a nivel histórico,  nuestra  búsqueda se detuvo en el 3 de noviembre de 1940. Ese día se produjo la mayor goleada histórica del clásico de Avellaneda. Independiente, con la base del equipo que había ganado el bicampeonato en los años 1938 y 1939, le propinó un histórico 7 a 0 a Racing. El partido correspondió a la 27° fecha del Campeonato Argentino y se jugó ante una concurrencia cercana a los 30.000 espectadores

Aquella tarde, en la Doble Visera, los equipos formaron de la siguiente manera:

Independiente: Bello; Sanguinetti, Colleta; Franzolini, Leguizamón, Martinez; Maril, De la Mata, Erico, Sastre y Zorrilla.

Racing: Risso; Salomón, Vidal; Santiso, Narvarte, J. García; Devizia, Zito, Cáceres, Fila y E. García.

Para ilustrar los detalles más significativos del encuentro, transcribimos parte de la crónica realizada por el maestro Félix Daniel Frascara para la revista El Gráfico.

 “Creíamos que el primer tiempo terminaba sin goles, cuando Leguizamón embocó un cabezazo. Al ratito nomás, y también de cabeza, Erico anotó el segundo. Después, en la etapa complementaria, todo se veía colorado. Racing fue empalideciendo como una de esas malas fotografías que los años borran. Zorrilla señaló un gol a lo maestro, cabeceando casi al ras del suelo, y al rato De la Mata. ¿Qué iba a hacer Racing si no tenía nada? Empezó el éxodo de los hinchas visitantes. Hacia la media hora, Salomón sintió los efectos del calor -va sin segunda intención- y se fue de la cancha. Como los restantes hacía rato que se habían “ido”, también quedó Independiente solo. Y llegaron tres goles más. De un grupo de hinchas ubicados en las plateas partió un saludo dirigido al wing de Racing: -Good bye, Chueco…El Chueco García lo miró al del chiste y guiñándole un ojo le dijo: -No te vayas. Todavía puede ganar Independiente. Y estaban seis a cero”

Los tres goles restantes, los marcaron Erico, Zorrilla y De la Mata.

A pesar de haber tenido un comienzo demoledor en aquel torneo -goleadas 8 a 1 contra Estudiantes, 5 a 0 a Vélez, 7 a 1 a Boca- el Rojo no pudo alcanzar el tricampeonato y quedó segundo detrás de Boca.

Arsenio Erico, por su parte, se tomó un respiro como máximo artillero, después de haber hecho triplete en la las temporadas 37, 38 y 39, y finalizó en el cuarto lugar de la tabla de goleadores, con 29 goles en 30 partidos.

Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

Ya consiguió equipo

Mercado de pases

Horas decisivas

Actualidad Futbolística

¡A la final de América!

Importante

Un día volvió

Importante

Connect