Connect with us

Independiente no pudo con Estudiantes y terminó igualando en 2 tantos con goles de Martín Benítez y Ezequiel Barco. El «Rojo» fue de menor a mayor y mereció algo más pero por sus errores y los de Jorge Baliño, sigue sin ganar de local. 

Independiente y Estudiantes disputaron desde el inicio un encuentro fiel a su historia, intenso, «picado» y con dos estilos distintos que se fueron repartiendo la tenencia del balón.

En el comienzo fue el visitante el que tuvo las chances más claras; primero Lucas Viatri lo tuvo de cabeza pero no le dio bien y en el rebote Lucas Rodríguez estuvo cerca de abrir el marcador pero Martín Campaña despejó sobre la línea.

Un par de minutos más tarde, Matías Aguirregaray encaró por derecha, pasó y definió desde el vértice del área grande, aunque también se encontró con la buena respuesta del arquero uruguayo.

En la primera oportunidad clara de Independiente llegó el gol. Emiliano Rigoni tiró el centro, Emanuel Gigliotti quiso anticipar en el primer palo y después de un rebote la pelota le quedó alta y atrás a Martín Benítez para que el misionero la metiera de chilena. Golazo para el «Rojo» que no merecía pero aprovechó su primer remate al arco.

El gol le dio tranquilidad al equipo de Ariel Holan que mejoró y fue mejor que Estudiantes, incluso tuvo el segundo tanto en la cabeza de Gigliotti pero Jorge Baliño decidió sancionar una inexistente falta que privó al «Rojo» de estirar la ventaja.

Y sobre el final del primer tiempo, apareció el empate.  Centro de Sebastián Dubarbier, gana Viatri por arriba pero la peltoa da en el palo y en el rebote Facundo Sánchez define a quemarropa casi en la línea del arco.

Y como si fuera poco, en la primera de la segunda parte, Aguirregaray se anticipó a la defensa de Independiente y bajó un centro, se acomodó y definió ante la salida de Campaña. 2-1 para el visitante en un par de minutos.

Lejos de sentir el golpe, Independiente fue y fue en busca de la igualdad y lo tuvo Gigliotti luego de un centro de Rigoni pero el ex Boca le dio muy mal y la tiró por encima del travesaño.

Por suerte, sólo un minuto más tarde Santiago Ascacibar paró con el brazo un centro que encontraba a Gigliotti dentro del área, y Baliño sancionó penal.

La ejecución quedó a cargo de Ezequiel Barco, que con tan sólo 18 años pidió la pelota y marcó la igualdad con un fuerte remate que Mariano Andujar no llegó a desviar.

Partidazo en Avellaneda. El encuentro era de ida y vuelta, con chances claras y dos equipos que necesitaban la victoria para seguir prendido en lo más alto.

Incluso Independiente tuvo el 3-2, si no fuera porque Rigoni no pensó y quiso intentar al personal, aún estando adelantado, cuando Gigliotti llegaba desde atrás para escaparse mano a mano frente a Andujar.

Cerca de los 20 minutos de la segunda parte, Nery Domínguez casi hace un golazo. Al volante lo presionaron en el borde del área grande rival y la picó por encima de todos, Andujar no llegó a despejar y la peltoa dio en el travesaño. En el rebote, otra vez, Gigliotti no pudo definir cómodo y la tiró afuera.

En la última, otra polémica se dio en el Libertadores de América. BArco se escapó, fue hasta el fondo y luego de un rebote la pelota le quedó a Gigliotti que fue claramente derribado por Dubarbier pero Baliño no sancionó nada, la jugada siguió y Walter Erviti no pudo meterla y dejó pasar la chance que hubiera significado el triunfo para los de Holan.

Fue final, empate y sabor agridulce para Independiente que fue mejor que un rival de los que pelea el campeonato pero no le pudo ganar.

 

 

Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

Muchos nombres para un puesto

Actualidad Futbolística

Dos que suben

Actualidad Futbolística

Puntajes vs. Godoy Cruz

Sin categoría

Multa millonaria por el pase de Silvio Romero

Actualidad Futbolística

Connect