Connect with us

Columnas

Un presente nefasto

Independiente consigue fracaso tras fracaso. Empata, pierde,  pero nunca gana. Ya son 15 partidos consecutivos sin conocer la victoria, con 7 empates y 8 derrotas. Sí, 7 puntos de 45 posibles. Ubicados 17mos con sólo 4 unidades en 8 encuentros disputados, el presente de nuestra institución es nefasto.

El “rojo”  perdió, sí, perdió, dos puntos importantes en su anhelo por escaparle al descenso. El análisis del partido parece redundante si miramos el resultado, nuestra posición en el torneo y nuestra ubicación en los promedios.  Pareciera ser que los caminos son rectos, lineales, perfectos y el destino nos es conocido, temeroso, pero ya familiar. El descenso se presenta en Avellaneda todos los fines de semana, cuando la suma de 11 individuos (no son un equipo) intentan representar a miles de hinchas que explotan la cancha para poder contagiar, al menos, una decima parte de lo que sienten ellos. No hay respuesta.

Movilizaciones, banderazos, estandartes, bengalas, papelitos y eufórico aliento reciben los jugadores de Independiente antes y durante todo el partido, todas las fechas. Nada parece llegarles. Más de 4 meses sin poder terminar feliz un fin de semana y el hincha sigue apoyando, porque cuando las ratas abandonen el barco, nosotros seremos quienes nos hundiremos en él.  La historia de una de las instituciones más grande de América, en la cornisa. Dicen que no podemos vivir del pasado, pero sí construir tu presente consciente de lo que fuiste y a partir de ello saber a dónde querés llegar.

Independiente lleva más de una década divagando por las penumbras, entre las malicias de algunos personajes funestos y los negocios turbios de otros. La actualidad deportiva es un fiel reflejo de esto, donde las urgencias que se presentan son producto de temporadas anteriores, cuando uno nunca hubiera imaginado que se iba a llegar a esta situación. Hoy, sólo queda asumir la realidad que nos toca. Hacernos responsables, ponerle el pecho y buscar salir adelante, porque a pesar de tener el destino marcado, NADIE QUIERE DEJARLO MORIR.

Quedan 30 batallas y el “rojo” necesita de todos.Nada ni nadie nos va a quitar la ilusión, esa que algunos (como yo) esconden en su corazón, por miedo a la decepción. Los factores externos nos son indiferentes, indistintos, porque el problema radica dentro, en nosotros, en el equipo, en INDEPENDIENTE. Los dirigidos por Gallego deberán disputar 30 encuentros frente a ellos mismos, porque hoy, ellos son su principal enemigo.  A nosotros nos queda apoyar, estar presente, hacernos sentir, no ABANDONAR.

Nuestro amado club está en coma, casi al borde del abismo y NOSOTROS, SOMOS QUIENES PODEMOS Y VAMOS A CAMBIAR ESTA SITUACIÓN. Te amo con toda mi alma, Independiente. 

Written By

1 Comment

1 Comment

  1. Mateo

    23 septiembre, 2012 at 18:17

    Excelente nota! el vacio y la impotencia que se siente es algo de lo peor que me toco vivir

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

Menossi a la vista

Importante

Ezequiel Denis: «Ojalá pueda tener una chance en Independiente»

Entrevistas

Aumenta la cuota

Importante

La novela de Barboza

Actualidad Futbolística

Connect