Connect with us

Independiente cayó por goleada ante Racing en el clásico de Avellaneda y dejó muchísimas dudas de cara al futuro. Fue 3 a 0 en un encuentro en el que el «Rojo» fue superado a lo largo de los 90 minutos.

El clásico tuvo un solo dueño de principio a fin, y extrañamente no fue Independiente. Racing superó con total claridad a un rival que hasta ahora se refugió en la falta de eficacia para justificar un semestre lleno de decepciones, y lo goleó para achicar así la diferencia en el historial entre ambos a tan solo 22 partidos.

Ya no hay azar al que culpar, hoy no quedan lamentos de situaciones desperdiciadas ni gran “volumen” de juego. Fue, más bien, todo lo contrario: Independiente nunca estuvo en partido, pateó, o mejor dicho cabeceó, una sola vez al arco gracias a un situación que pudo generarse Germán Denis en el primer tiempo, y después sólo un disparo de media distancia de Cristian Rodríguez que se fue por encima del travesaño.

Todo el resto, absolutamente todo fue de Racing. Es difícil recordar un clásico en el que la vereda menos gloriosa de Avellaneda haya podido superar con tanta claridad a un rival que jugó su peor partido en el año.

La apertura del marcador llegó luego de un despeje/anticipo de Hernán Pellerano que tomó Lisandro López y, luego de amagar, probó con un potente disparo de media distancia que pareció haber sorprendido a Martín Campaña y se metió por el centro del arco y a media altura.

El gol le dio tranquilidad al local y profundizó los nervios de un Independiente que presionaba mal, no llegaba a los rebotes y dejaba muchos espacios en defensa.

Esa primera mitad tuvo en los últimos minutos un pequeño esbozo de recuperación del equipo de Gabriel Milito pero más desde la actitud que desde el juego. Fue en ese momento que tuvo la oportunidad más clara gracias a un cabezazo de Denis que Agustín Orión despejó al córner ganándose los aplausos de su público.

Para el complemento quedaba la esperanza, pero duró poco más de dos minutos ya que Jorge Ortíz intentó salir jugando hasta el extremo y perdió el balón en el borde de su área dejando a Gustavo Bou listo para que ejecute a un desprotegido Campaña.

Por situaciones como éstas, errores personales por no tener criterio a la hora de jugar la pelota, es que luego se termina cayendo sobre la generalidad de los equipos que intentan salir jugando desde el fondo en cualquier contexto.

El segundo gol terminó de inclinar la balanza y prácticamente definió el partido. El “Rojo” estaba partido, sus delanteros (ya había ingresado Diego Vera) no tocaban la pelota y estaban aislados a 20 metros de cualquier compañero.

Para decorar la goleada, Lisandro López convirtió un penal que Nicolás Tagliafico le convirtió a el mismo, y puso el 3 a 0 que terminaría siendo definitivo.

Para el análisis quedan tantas situaciones que es casi imposible enumerarlas, pero el “Rojo” deberá mejorar en lo inmediato si es que no quiere volver a caer en una de esas crisis que lo llevaban a pelear los últimos puestos hasta hace algunos años atrás.

Hay rendimientos que hacen insostenible la titularidad de algunos jugadores, como así también el esquema que plantea Gabriel Milito. Hoy el “Mariscal” perdió un partido clave, más bien Zielinski se lo ganó tácticamente y dejó en evidencia que son los rivales los que dejan hacer a Independiente para luego aprovechar las ventajas que da el “Rojo”.

Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

¿Se viene un trueque?

Mercado de pases

Operación Menossi

Actualidad Futbolística

Hay futuro

Actualidad Futbolística

Análisis semestral de los refuerzos

Actualidad Futbolística

Connect