Connect with us

La era Milito empezó con una derrota ante Defensa y Justicia. Fue 1-0 por  Copa Argentina, en un partido en el que el “Rojo” mostró pocas ideas, muchas ganas, y prácticamente no pateó al arco pese a jugar gran parte del segundo tiempo con un hombre de más.

Irónicamente la etapa de Gabriel Milito como DT de Independiente comenzó con el pie izquierdo. Una derrota que dejó muchas dudas y pocas certezas de cara a lo que deberá enfrentar el “Rojo” en lo que resta de este 2016.

La presión alta, el compromiso por recuperar la pelota y una vocación ofensiva fueron los aspectos a rescatar de un equipo al que se le notó la falta de rodaje y a duras penas pudo generar un par de situaciones de riesgo en el arco rival.

Por el otro lado, los errores en defensa, el abuso del pelotazo en los metros finales, y la innumerable cantidad de errores individuales a la hora de trasladar el balón o acertar en pases que parecían sencillos. Fueron los más notorios puntos negativos del primer Independiente de Milito.

El desarrollo del partido comenzó fue parejo. Independiente intentó siempre controlar el balón y cuando pudo hacerlo fue gracias a algunas apariciones individuales que lejos estuvieron de poder transformarse en juego colectivo. La velocidad de Emiliano Rigoni fue importante por el sector derecho pero el ex Belgrano no resolvió bien en ninguno de todos los desbordes.

Defensa y Justicia fue fiel a la idea que venía mostrando y cuando lo dejaron jugar…jugó. Y lo hizo bien. Tuvo varias chances para abrir el marcador en el primer tiempo pero se encontró con una buena actuación de Martín Campaña que terminó siendo una de las figuras del “Rojo”.

La segunda mitad fue todavía más luchando y con menos fútbol. Pero el partido se terminó de complicar cuando Andrés Ríos aprovechó otro error de la última línea y definió totalmente sólo ante la inútil estirada de Campaña.

De ahí en más, Independiente fue un manojo de nervios que lejos estuvo de tener un buen rendimiento pero se atrevió a ir en busca de la igualdad acumulando hombres en puestos ofensivos que terminaron por dejar pocos espacios para el despliegue y la circulación.

Lamentablemente cuesta encontrar situaciones claras de gol, de hecho no hubo ninguna clara excepto el mano a mano que malogró Diego Vera definiendo sobre el cuerpo del arquero del “Halcón”.

Para elogiar lo de Ezequiel Barco que en su debut fue el más desequilibrante y se bancó varias infracciones, incluyendo el patadón que Rios le dio y le valió la expulsión al ex River Plate.

Lamentablemente, Independiente ya no cumplirá con uno de los objetivos más accesibles que tenía para alcanzar. El comienzo del campeonato de primera división y su debut en la Copa Sudamericana son las próximas metas de un equipo que va a necesitar cambiar su funcionamiento para poder pelear un titulo.

 

 

 

Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

Días y horarios ante El bicho

Actualidad Futbolística

La Superliga en números

Actualidad Futbolística

A la Sudamericana 2020

Actualidad Futbolística

Doble casaca: el once entre Independiente y Argentinos

Actualidad Futbolística

Connect