Connect with us

Columnas

El dolor de ya no ser

¡Cómo cambiaron los tiempos! Hasta hace unos años, 15 por ejemplo, la mayoría de los equipos se lamentaban cuando miraban el fixture y veían que en la fecha siguiente tenían que enfrentarse a Independiente. El “Rojo” podía ir perdiendo y uno tenía la seguridad que, tarde o temprano, iba a dar vuelta el marcador. Y si finalmente terminaba derrotado nos retirábamos con la frente en alto y habiendo transformado al arquero contrario en figura.

 

Hoy sucede todo lo contrario. Independiente es un equipo que da pena. Hace agua por todas partes. Está urgido con problemas económicos, institucionales y deportivos. Sale el sol y aparecen nuevos inconvenientes. Nada le sale bien. El nudo en la garganta es inevitable. Resulta difícil no ser pesimista y vislumbrar el peor final. El sólo hecho de ver la tabla de los promedios y encontrar a nuestro club último en zona de descenso le desgarra a uno el alma. ¿Cómo salir de la crisis más profunda de la historia?

 

Seguramente que si Independiente gana un par de partidos van a aparecer algunos rayitos de sol. Pero ojo, no habrá que confundirse porque la tormenta va a seguir al acecho. La realidad es que hoy el “Rojo” no tiene forma de llevarse los 3 puntos. Al menos con el impresentable equipo que salió ayer a la cancha. Cualquiera que haya visto algo de fútbol se puede dar cuenta que Fernando Godoy no tiene nivel para jugar enla PrimeraDivisión.Puede probar suerte enla BNacionalo enla BMetropolitana, pero no tiene condiciones como para estar en la máxima categoría. Parece mentira que Hernán Fredes lleve la 10, esa camiseta que tiene tanto valor para el hincha de Independiente. Fabián Monserrat debe tener un hermano gemelo, porque es un jugador absolutamente distinto del que debutó. Hace 3 años que Leonel Galeano no tiene un partido de 6 puntos. Ernesto Farías está peleado con la red y no le hace un gol ni al arco iris.

 

Sumadas las limitaciones técnicas de algunos jugadores a las lesiones de otros, también hay que agregar el preocupante estado físico que tiene el plantel. El número 7 dice mucho: 7 partidos jugados (entre el torneo local yla Copa Sudamericana) y 7 lesionados. Parece mentira.  Además los futbolistas de Independiente pierden todas las pelotas divididas y, por si eso fuera poco, da la impresión que les cuesta horrores llegar a terminar los 90 minutos.

 

¿Qué le pasó a Independiente que hoy estamos rogando que los vecinos le ganen a San Martín de San Juan? El “Tolo” Gallego llegó como el Mesías, y motivos no faltan. Es el último entrenador que logró sacar campeón al “Rojo” en el campeonato local, cómo así también es el último con el cual se peleó un torneo hasta el último partido. El problema es que no cuenta con tiempo para trabajar ya que cada fecha que pasa, cada encuentro que se pierde, es como un fueguito que se va consumiendo. El hincha tiene la esperanza que esto se a revertir, que es sólo una pesadilla de la que se despertará pronto. El dolor de ya no ser…

Written By

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

Días y horarios ante El bicho

Actualidad Futbolística

La Superliga en números

Actualidad Futbolística

A la Sudamericana 2020

Actualidad Futbolística

Doble casaca: el once entre Independiente y Argentinos

Actualidad Futbolística

Connect