Connect with us

Columnas

Aún falta mucho

– Columna de opinión –

En muchas religiones se entiende que luego de la muerte, existe la resurrección. Lejos de hacer un comparación entre ese lineamiento y el Club Atlético Independiente, se podría decir que es aplicable, al menos, metafóricamente. 

El 15 de junio de 2013, hoy hace 363 días, se murió gran parte de lo que muchos conocemos con el nombre Independiente. Se murió porque sobran argumentos para justificar que futbolística e institucionalmente el club dejó de pertenecer a una élite mundial y a un lugar de privilegio que supo ostentar durante más de cien años.

Se murió porque el legado de un descenso se fue minimizado por ciertos personajes que auguraban que «no era tan grave» o que «no importa la categoría». También porque los sueños y los corazones de millones de hinchas fueron arrebatados por quienes integran el podio entre las tres peores dirigencias de la historia.

Hacer una cronología minuciosa del suplicio de la B Nacional sería tan desgastante como repetitivo. A grandes rasgos se pueden remarcar algunas de las tantas semanas de angustias que vivimos: Las asambleas violentas, el debut con derrota y baile incluído frente a Brown de Adrogué, la anunciada salida de Brindisi, la incertidumbre, derrotas con Almirante Brown o Sarmiento de Junín, Zárate y Benítez de fiesta, la aprobación del balance, las falsas renuncias del ex – presidente, Parra y Tula contra los hinchas, la barra, los partidos suspendidos, las dudas de De Felippe, Moyano, Keblaitis y el final con Patronato. 

Alicientes que hicieron a uno sentir que el piso no estaba en el 15 de junio de 2013, sino que podía ser aún más y más hondo. La prensa en contra, las marchas contra Cantero, los fallos arbitrales adversos y las visitas a estadios ignotos se suman a esa larga listas de disgustos.

Pero acá estamos, con ambos pies en la primera división, en el lugar donde siempre tiene que estar Independiente. Gracias a un indigno tercer puesto en la B Nacional, que por impericias institucionales y futbolísticas estuvo rifado hasta último minuto.

Poco menos de un mes separa al socio de un nuevo acto eleccionario. ¿A quién votar? Es una pregunta tan simple como compleja. Si, todavía a menos de 30 días de los comicios no hay ni siquiera una lista que haya presentado a sus candidatos. Alianzas, especulación y oportunismo salen a flote en el club.

Independiente está empezando a resurgir, con una mancha que será imborrable le pese a quien le pese, con gran parte de sus signos vitales muertos pero aún con la llama que lo caracteriza. Porque nunca les fue fácil tumbar a este gigante.

Aún falta mucho, el déficit mensual, la estrepitosa deuda que deberá afrontar la próxima Comisión Directiva y la enorme responsabilidad de armar un equipo acorde a la primera división del fútbol argentino, serán las metas a corto plazo para un Independiente que estuvo en el piso pero que no dejó de estar vivo.

Creer que la vuelta a primera es signo inmediato de reestructuración será uno más de los tantos errores que también cometimos hinchas y socios. Habrá que tener memoria y redoblar el compromiso por un nuevo Independiente que le diga basta a más de dos décadas de saqueos, corrupcion y mentiras. 

 

Written By

Enfermo por Independiente. Estudiante de Periodismo y Comunicación Social en UNLP.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más leído

El equipo de los ex: Velez vs Independiente

Actualidad Futbolística

Puntajes vs Vélez

Actualidad Futbolística

Copa Argentina: día y horario confirmados

Actualidad Futbolística

Complicado y aturdido

Actualidad Futbolística

Connect